Nuestro trabajo

Fuerza Migrante vista trabajadores al rededor de la provincia de Columbia Británica, ofreciendo servicios y talleres que buscan construir solidaridad y compañerismo.

Les trabajadorxs agrícolas migrantes en los territorios indígenas no cedidos conocidos como Columbia Británica, son una de las poblaciones más vulnerables dentro del sistema capitalista que nos explota a todes. La gran mayoría de éstos trabajadores se identifican como hombres, y por lo tanto es importante reconocer y entender que el patriarcado es un gran reto en esta lucha. El discurso y la práctica patriarcal no solo enseña a los hombres cis (quienes se identifican con el género que les fue asignado al nacer) a dehumanizar y ejercer violencia contra todes quienes no se apegan a roles tradicionales de masculinidad, sino que también les anima a dañarse a sí mismos al descuidar su propia salud física y mental, desvalorando el autocuidado y las emociones, tachandolos como rasgos “femeninos”, y, por lo tanto, “inferiores”. Es por esto que nuestro trabajo es explícitamente y fervientemente multidimensional: identificar y organizarse contra todas las formas de opresión interconectadas crea oportunidades de acción política radical, y nos permite alcanzar para todes.

Hemos trabajado en una serie de materiales en el artículo “Solidaridad multidimensional: Construir poder migrante significa combatir la masculinidad hegemónica,” el cuál explica este pilar de nuestro trabajo (por el momento solo está lista la versión en Inglés, pero ¡pronto subiremos la traducción al Español!).

Les trabajadorxs migrantes enfrentan condiciones de vida y de trabajo injustas como resultado de su aislamiento geográfico, racialización, acceso restringido a servicios sociales, y al ser atados legal y exclusivamente a un sólo empleador. Debido a esto, Fuerza Migrante se esfuerza en diseñar e implementar proyectos que atacan estos métodos de opresión. A través de nuestros proyectos, la organización asiste a trabajadorxs migrantes, sin ningún costo, a resolver cualquier problema que puedan tener – ya sea con empleadores, instituciones gubernamentales, o en su vida cotidiana como migrantes – siempre buscando construir soluciones colectivas que promuevan la organización, y que contribuyan a un movimiento liberador en el que la autonomía de les trabajadorxs vaya mano a mano con la de les mujeres, indígenes, personas de color y comunidades LGBTQ.

Estamos comprometides a poner a les trabajadorxs y sus necesidades en el centro de nuestros proyectos y trabajo, facilitando la toma de decisiones colectivamente para juntes decidir cómo nuestra organización puede apoyarles mientras viven en Canadá, y en sus países de origen. La mayoría de nuestros proyectos están enfocados a trabajadorxs agrícolas migrantes en la Columbia Británica, pero también proveemos servicios, información y apoyo a trabajadorxs migrantes de otras industrias, así como a personas con estatus migratorio precario, al rededor de Canadá, así como en México y Guatemala.

Nuestro logo

Muchas naciones indígenas del continente tienen historias sobre el colibrí. En algunas es un proveedor de sabiduría y regalos; en otras, un audaz mensajero que ofrece ayuda a la humanidad en tiempos de necesidad; la personificación de nuestres ancestres; o el espíritu de guerreres que han caído en batallas. Escogimos al colibrí por su importancia histórica y cultural, pero también porque es un ave nativa del continente, desde Alaska a Tierra del Fuego, y el Caribe. También para representar que todes compartimos el continente como nuestro hogar, pero cada une pertenece a territorios particulares. Es rojinegro porque, juntos, estos colores representan la unidad y fortaleza de la horizontalidad, la autodeterminación, y el poder comunal.